Make your own free website on Tripod.com


LAS CALUMNIAS

"La lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas"

Esta es la apreciación del poder de la lengua, que Santiago hace en su libro. Inclusive la comparó con un pequeño fuego, capaz de encender un gran bosque.

Todos hemos vivido en carne propia el poder destructor de la lengua. Tal vez fuimos nosotros los que causamos gran mal con algo que dijimos, o tal vez fuimos nosotros los que sufrimos gran mal por algo que dijeron otros acerca de nosotros.

Santiago llega a la conclusión que ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal.

Hablando de veneno mortal viene a mi mente un tipo de víbora conocida con el nombre de cobra negra. Según Jack Toomey, guarda del zoológico del Bronx, la cobra negra tiene la admirable capacidad de escupir su veneno a una distancia de hasta cinco metros con una precisión tan extraordinaria que llega a los ojos de su víctima, con el propósito de causar una ceguera temporal, para luego proceder a la mortal mordedura.

Bueno, la lengua tiene un poder mayor. Puede lanzar una calumnia y esta calumnia puede llegar a lugares insospechados con su carga de maldad para destruir el carácter de una persona y en algunos casos hasta la propia vida.

Otra característica de la vida auténticamente cristiana es una separación total de todo lo que tenga que ver con calumnias.

La Biblia habla bastante en contra de las calumnias. Pero antes de considerar lo que dice la Biblia acerca de las calumnias, definamos primeramente los términos.

Una calumnia es una acusación falsa, hecha maliciosamente con el propósito de causar daño. Calumniar es atribuir falsa y maliciosamente a algún otro, palabras, actos o intenciones deshonrosas. La calumnia normalmente echa mano de otra acción reprochable llamada rumores.

Los rumores son una especie de vehículos o medios por los cuales las calumnias se esparcen como plumas al viento. Recoger rumores y esparcir rumores es equivalente a impulsar el efecto nocivo de las calumnias.

Habiendo dicho esto, dejemos que Dios por medio de su palabra nos hable acerca de las calumnias.

Número uno, no calumniar es un mandato claramente establecido en la palabra de Dios. Éxodo 23:1 dice: "No admitirás falso rumor. No te concertarás con el impío para ser testigo falso"

Cuando unos soldados preguntaron a Juan el Bautista cómo podrían demostrar su arrepentimiento, Juan el Bautista tocó el asunto de las calumnias. Lucas 3:14 dice: "También le preguntaron unos soldados, diciendo: Y nosotros, ¿qué haremos? Y les dijo: No hagáis extorsión a nadie, ni calumniéis; y contentaos con vuestro salario"

Hablando sobre la conducta de las mujeres ancianas, Pablo hizo referencia específica a las calumnias. Tito 2:3 dice: "Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien"

Escribiendo a su fiel discípulo, Timoteo, Pablo demandó que las mujeres, probablemente esposas de diáconos o tal vez diaconizas, se abstengan de las calumnias. 1ª Timoteo 3:11 dice: "Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo"

La Biblia, como no podría ser de otra manera, ordena abstenerse de las calumnias. No sólo el lanzar calumnias, sino también el recoger y propagar calumnias. Pero a pesar que la Biblia habla de abstención total de calumnias, siempre ha habido y habrá personas que diciéndose cristianas incurren en este pecado de calumniar.

Por eso es que, número dos, la Biblia dice que el calumniador es un necio. Proverbios 10:18 dice: "El que encubre el odio es de labios mentirosos; y el que propaga calumnia es necio."

Propagar calumnias es propio de una persona necia. La palabra hebrea que se ha traducido como "necio", según los que saben este idioma, significa alguien que es falto de inteligencia. La falta de inteligencia queda demostrada por la falta de comprensión de lo negativo de la calumnia tanto para el calumniador como para el que es víctima de la calumnia.

Y esto nos lleva al tercer punto de lo que la Biblia dice sobre la calumnia. Tiene que ver con las consecuencias para el que calumnia. La Biblia dice que el calumniador será avergonzado. Salmo 119:78 dice: "Sean avergonzados los soberbios, porque sin causa me han calumniado; pero yo meditaré en tus mandamientos"

Los calumniadores no se saldrán con la suya. Quizá por un tiempo parecerá como si nada les va a pasar. Pero a los ojos de Dios, su castigo es inminente. Por eso el salmista dice: Sean avergonzados los soberbios, porque sin causa me han calumniado.

Cuidado con calumniar. Salmo 119:29 dice: "Sean vestidos de ignominia los que me calumnian; sean cubiertos de confusión como con manto"

Las consecuencias por calumniar pueden ser muy funestas. Es Dios quien se encargará de administrar justicia. La calumnia fue parte del pecado de Israel, por el cual Dios condenó a todo ese pueblo al cautiverio.

Con lágrimas en los ojos, el profeta Jeremías lamenta este hecho. Note lo que dice Jeremías 9: 1-9 "¡Oh, si mi cabeza se hiciese aguas, y mis ojos fuentes de lágrimas, para que llore día y noche los muertos de la hija de mi pueblo! ¡Oh, quién me diese en el desierto un albergue de caminantes, para que dejase a mi pueblo, y de ellos me apartase! Porque todos ellos son adúlteros, congregación de prevaricadores. Hicieron que su lengua lanzara mentira como un arco, y no se fortalecieron para la verdad en la tierra; porque de mal en mal procedieron, y me han desconocido, dice Jehová. Guárdese cada uno de su compañero, y en ningún hermano tenga confianza; porque todo hermano engaña con falacia, y todo compañero anda calumniando. Y cada uno engaña a su compañero, y ninguno habla verdad; acostumbraron su lengua a hablar mentira, se ocupan de actuar perversamente. Su morada está en medio del engaño; por muy engañadores no quisieron conocerme, dice Jehová. Por tanto, así ha dicho Jehová de los ejércitos: He aquí que yo los refinaré y los probaré; porque ¿qué más he de hacer por la hija de mi pueblo? Saeta afilada es la lengua de ellos; engaño habla; con su boca dice paz a su amigo, y dentro de sí pone sus asechanzas. ¿No los he de castigar por estas cosas? Dice Jehová. De tal nación, ¿no se vengará mi alma?"

Es algo muy serio andar por el camino de la calumnia. Dios castiga este pecado con severidad. Si no me cree, mire lo que pasó con el pueblo de Israel. Además, la Biblia dice que los calumniadores no morarán en la presencia de Dios. En el salmo 15, versículo 1, David el salmista hace dos penetrantes preguntas: La primera, Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo? La segunda, Jehová, ¿Quién morará en tu monte santo? El resto del salmo se ocupa de contestar estas dos preguntas.

Dentro de esto está el versículo 3 donde dice: "El que no calumnia con su lengua, ni hace mal a su prójimo, ni admite reproche alguno contra su vecino." Allí lo tiene, la calumnia impide que una persona more en la presencia de Dios. Gracias a Dios que Jesucristo pagó también por el pecado de la calumnia para que los calumniadores arrepentidos puedan morar en la presencia de Dios. De otra manera no hubiera habido esperanza para los calumniadores.

El punto número cuatro, la Biblia enseña que a medida que se acercan los postreros días, la calumnia cobrará fuerza inusitada. 2ª Timoteo 3:1-3 dice: "También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno"

Observe, los tiempos peligrosos de los postreros días, estarán caracterizados por la presencia, entre otros, de hombres calumniadores. La iglesia está viviendo en los postreros días. No es extraño por tanto que veamos un despertar inusitado de este mal tan terrible llamado calumnia.

El quinto punto, la Biblia habla de la actitud que debemos tener los creyentes en medio de un mundo propenso a calumniarnos. Lucas 6:28 dice al respecto: "Bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian."

Este es el consejo que da el Señor Jesucristo. Él lo demostró durante su pasión. Sus enemigos le calumniaron sin misericordia, y finalmente, lograron que sea crucificado. En medio del tormento de la muerte, Jesús oraba por los que le calumniaron. Lucas 23: 33-34 dice: "Y cuando llegaron al lugar llamado de la Calavera, le crucificaron allí, y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes"

Además de orar por los que nos calumnian, la Biblia aconseja que debemos tapar la boca de los que nos calumnian por medio de nuestra buena conducta. 1ª Pedro 3:16 dice: "Teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo"

Cuando uno es calumniado, uno es tentado a muchas cosas. Es tentado a identificar al calumniador para darle su merecido. Es tentado a luchar para componer la maltrecha imagen. Pero nada de esto sirve. Es mejor hacer lo que aconseja la palabra de Dios. Orar por los que nos calumnian y tener buena conciencia o buen testimonio, para que en lo que murmuran de nosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian nuestra buena conducta.

Si Usted desea ser un cristiano auténtico, debe abandonar la calumnia. Es otra característica de la vida auténticamente cristiana.