Make your own free website on Tripod.com

APOCALIPSIS 13 : 11 - 18

ESTUDIO Nº 43

Satanás es un hábil engañador. Por algo, Jesucristo dijo de él, en Juan 8:44 que cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. En su loco afán por imitar la trinidad divina, Satanás ha fabricado una trilogía satánica. Satanás, el Anticristo y el Falso Profeta. Satanás imitará al Padre, el Anticristo imitará al Hijo y el Falso Profeta imitará al Espíritu Santo. Ya hemos visto el accionar de Satanás, en Apocalipsis capítulo 12 y del Anticristo en la primera parte de Apocalipsis capítulo 13. Así como la función del Espíritu Santo es glorificar al Hijo, el Señor Jesucristo, la función del Falso Profeta es glorificar al Anticristo. Veamos todo esto en mayor detalle. Apocalipsis 13:11-18.

La primera parte de Apocalipsis 13:11 dice: “Después vi otra bestia que subía de la tierra”

No olvide que Juan había visto previamente a una bestia que subía del mar. Esto se refiere al Anticristo quien surge de los pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas. Es decir que su origen es gentil. En cambio la bestia que Juan está viendo ahora, sube de la tierra. La tierra simboliza a la nación Hebrea y al pueblo escogido de Dios. Por tanto, el Falso Profeta será de origen judío, no gentil.

Apocalipsis 13:1 en su segunda parte dice: “y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón.”

La primera bestia, el Anticristo, tenía diez cuernos con diademas, esta tiene solo dos cuernos y no tiene diademas. Esto significa que el Falso Profeta no tendrá el mismo poder que el Anticristo y además, la ausencia de diademas en los cuernos del Falso Profeta indica que el poder del Falso Profeta no será político sino religioso. Esto último se desprende del hecho que los dos cuernos del Falso Profeta eran como cuernos de cordero. El Falso Profeta tendrá apariencia de piedad, pero por dentro será todo lo contrario. Es un lobo vestido de cordero. Esto lo sabemos porque hablaba como dragón.

De la abundancia del corazón habla la boca, dice la palabra de Dios. El hablar del Falso Profeta revelará su verdadero carácter. Ese carácter es idéntico al del dragón o Satanás. Oír al Falso Profeta es como oír a Satanás.

Es muy extensa. Número uno, ejecutará la voluntad del Anticristo. En Apocalipsis 13:12 dice: “Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella”

El Falso profeta será el ejecutivo del Anticristo. Todo lo que el Anticristo desee será realizado por el Falso Profeta.

Número dos, promoverá la adoración al Anticristo. En Apocalipsis 13:12 leemos: “y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada.”

Así como el Espíritu Santo promueve la adoración a Jesucristo, el Falso Profeta promoverá adoración al Anticristo, como si fuera Dios. El argumento para hacer que el mundo adore al Anticristo será que el Anticristo debe ser dios porque esa herida mortal que tenía fue sanada. En realidad venderá la idea que el Anticristo ha resucitado de los muertos.

Número tres, engañará a los moradores de la tierra con señales milagrosas. Apocalipsis 13: 13 y la primera parte del 14 dice: “También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia”

El Falso Profeta será un consumado realizador de milagros.

Su repertorio incluirá el hacer descender fuego del cielo, al puro estilo de Elías en el Monte Carmelo ante la estupefacta mirada de los profetas de Baal. La gente estará fascinada con él. Sin pensarlo dos veces darán por hecho que el Anticristo es dios y el Falso Profeta su vocero poderoso. Permítame en este punto una reflexión que yo considero importante. Mucha gente hoy en día aduce poderes sobrenaturales para hacer todo tipo imaginable de milagros entre comillas, milagros que van desde reparar autos con tan solo imponer las manos sobre ellos, hasta levantar muertos de sus tumbas. Admito que gran parte de esta exuberante manifestación de poder sobrenatural es ficticio, pero no todo es ficticio. Puede ser que haya algo realmente sobrenatural. El asunto medular no es si tal o cual cosa fue algo sobrenatural, el asunto es con el poder de quien se están haciendo esos milagros. Acabamos de ver que Satanás puede también otorgar poderes sobrenaturales a los que son suyos para hacer grandes señales.

En el pasado lo hizo con los magos en Egipto quienes imitaron una buena parte de los milagros realizados por Moisés, y en el futuro lo hará con el Falso Profeta. El propósito será siempre el mismo: Engañar a la gente. Así que no de por sentado que todo lo milagroso proviene de Dios. Pruebe los espíritus si son de Dios. Es el consejo de Dios en 1 Juan 4:1. La palabra de Dios es la regla o la medida para probar los espíritus si son de Dios.

Número cuatro, organizará una campaña para adorar a la imagen del Anticristo. Apocalipsis 13:14 en su segunda parte y el 15 dice: “mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió. Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase.”

El Falso Profeta se constituirá en el líder de una campaña a escala mundial para erigir una imagen del Anticristo. Propondrá como modelo una figura del Anticristo en la cual se aprecie claramente la herida de espada, a causa de la cual el Anticristo estuvo al borde de la muerte. Los moradores de la tierra aceptarán gustosos participar en la edificación de la imagen. Una vez construida la imagen, será colocada en un lugar de privilegio en el templo de Jerusalén que estará en pie en la tribulación.

2 Tesalonicenses 2:4, hablando del Anticristo dice: “el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios”

Pero algo espectacular ocurrirá con esta grotesca imagen del Anticristo puesta en el templo de Jerusalén. El texto leído en Apocalipsis dice que el Falso Profeta hará uso de su poder sobrenatural para infundir aliento a la imagen, al punto que la imagen podrá hablar y ordenará que todo aquel que no le rinda adoración sea asesinado. Es así como el Anticristo hará guerra contra los santos y los vencerá conforme estudiamos en Apocalipsis 13:7.

Número cinco, hará que todos los habitantes de la tierra reciban una marca. Apocalipsis 13:16-18 dice: “Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.”

Esta será la manera como el Anticristo se asegurará no solo de la adoración, sino de la total adhesión de los moradores de la tierra. El Falso Profeta obedecerá a la perfección las órdenes del Anticristo y saldrá a marcar a todo el mundo. No respetará condición social, pequeños y grandes. No respetará condición económica, ricos y pobres. No respetará ocupación, libres y esclavos. Todos recibirán la marca bien sea en la mano derecha o en la frente. Los que se resistan a recibir la marca, tendrán que atenerse a las consecuencias. Las consecuencias serán ser proscritos de la humanidad. No podrán comprar ni vender. Esto significa esperar una muerte lenta pero inexorable.

Son los mártires de la tribulación. La marca era el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Luego el apóstol Juan afirma que en lo que va a decir hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.

Esta declaración ha servido para agitar la imaginación de muchas personas desde el momento mismo que se escribió el libro de Apocalipsis, en un loco afán por identificar al Anticristo. Considerando el equivalente numérico de las letras, lograron de alguna manera relacionar algunos nombres de personas con el número 666.

Con el nada honroso título de Anticristo han sido catalogadas personas como Calígula, Nerón, Domiciano, Juan Knox, Martín Lutero y varios papas de la iglesia católico romana. En el siglo 20 fueron identificados como el Anticristo, personas como Adolfo Hitler, John F. Kennedy, Henry Kissinger, el papa Juan Pablo II y Mijail Gorbachov. A decir verdad, con un poco de imaginación es factible hallar alguna relación en cualquier nombre con el seiscientos sesenta y seis. De todo esto podemos aprender que es ocioso andar por este camino.

Mejor es armarse de sabiduría y reconocer que el famoso 666 representa la plenitud del hombre. El número 6 en la Biblia es el número del hombre. La triple repetición del número 6 indica que el Anticristo, el hombre más poderoso que jamás ha existido sobre la tierra, seguirá siendo un mero hombre delante de Dios. El hombre no puede ser Dios así como el 6 nunca podrá ser el 7.